ASEC convoca a más de 4000 personas en marcha contra la inseguridad

Pasadas las 20 de este viernes 31 de marzo de 2017, miles de personas se movilizaron en el centro de Concordia para reclamar seguridad. Partieron de la Plaza Urquiza y se desplazaron hasta la Plaza 25 de Mayo, atravesando la peatonal de calle Entre Ríos, para finalmente concentrarse frente a Tribunales primero y ante la municipalidad después.

La convocatoria a la marcha surgió de la Asamblea por la Seguridad de Concordia (ASEC) y de familiares de víctimas de la inseguridad, que apelaron especialmente a las redes sociales para organizar la movida. Uno de los referentes de ASEC llegó a pedir la renuncia del Ministro de Gobierno, Mauro Urribarri, a quien responsabilizó por la inseguridad en la ciudad.

El testimonio de la madre de Jonathan

Aunque horas antes del inicio de la movilización, tras reunirse con el intendente Enrique Cresto, los padres de Jonathan Burgos habían anunciado que no participarían, la realidad fue otra. Tanto Carolina Cano, madre del muchacho asesinado en Barrio Parque, como Laura Burgos, una tía, junto a primos y amigos, marcharon junto a la multitud.

Carolina Cano, la mamá de Jonathan Burgos «Vinieron muchos familiares porque lo querían mucho. Yo no comparto la política, pero, venga quien venga, lo que tienen que hacer es trabajar para cambiar esta cosa de que el menor es un niño que sale con un arma a matar», dijo Carolina. Enseguida, agregó: «No es un niño, no es inocente. Nos dicen que no pueden hacer nada porque tiene 14 años uno. El otro tiene 17. Hay que lucharla».

La mamá de Jonathan pidió que los acompañen «la gente que vio». «No nos sirve que nos digan a nosotros, que saben quién es, que vieron cómo fue, si van a la Fiscalía a hablar y no cuentan nada. Tienen miedo, les entiendo. Nosotros también, como sociedad, tenemos que cambiar, que gritar», sostuvo.
Subir Carolina insistió: «Sé que hay mucha gente que vio lo que le pasó a mi hijo. No quieren hablar, tienen miedo por sus hijos. Los entiendo, pero mañana les puede pasar lo mismo».

Además de la familia de Jonathan Burgos, participaron allegados a Sebastián Briozzi, que portaban carteles acusando a la policía de su muerte.

Otro grupo de vecinos exhibía un pasacalles que reclamaba por la prometida Comisaría Décima, anunciada hace ya años pero nunca concretada, y que permitiría dividir la amplia jurisdicción de la Tercera.

Subir Al llegar a las escaleras de ingreso a la Municipalidad de Concordia, haciendo uso de un altavoz, habló Guillermo Schmid.

«La convocatoria superó todas las expectativas. Nos vamos a hacer oír», dijo.
El integrante de ASEC resaltó que desde todos los barrios y «sin banderías políticas» se peticionó «en paz». En esos momentos, primero se escucharon algunas voces que cuestionaron la presencia de Roberto Niez, que asistió a la marcha en calidad de vecino. Pero enseguida un numeroso grupo reclamó «que se vaya Mauro Urribarri», el ministro de gobierno.

Schmid aprovechó para proclamar: «el que tenga que renunciar, que renuncie si no sirve. Y esto no vale sólo para el ministro Urribarri sino para todos los que están involucrados en esta problemática. Si no hay justicia para nosotros, que no haya tranquilidad para los que están en el gobierno», dijo.

«Concordia le dice basta a la inseguridad, basta a la ineptitud, basta al vacío de políticas, al vacío de prevención en las calles. Que cada uno se haga cargo, los jueces, los fiscales, la policía, los ministros, los políticos, que se conecten con la realidad y nos escuchen», agregó Schmid.

También agregó a la lista de los «basta» que se termine con la «puerta giratoria», mientras algún vecino gritaba contra el gatillo fácil.

Por último, se leyó el petitorio con el que se convocó a la marcha, una extensa lista de asignaturas pendientes para responder al reclamo de la ASEC por mayor seguridad.