Crónica de la inoperancia judicial y de la impunidad institucionalizada

Domingo 6 de abril. Barrios “El Arenal” y “Parque Río Uruguay”, tierra de nadie.

el fiscal explicando sus razones

Minutos antes de las 14 hs. dos vecinos del barrio El Arenal notaron actitudes sospechosas de tres sujetos, que salían del domicilio de Gastón Cabrera, “Romerito”, (quien al parecer huyó de la institución donde debía permanecer internado a causa de reiterados robos, varios a mano armada).

Los sujetos eran el mencionado Cabrera y dos individuos más.

Observándolos desde cierta altura,  los vecinos se dan cuenta que estaban rompiendo la ventana de una casa, ubicada en Che Guevara y Antonio de Luque, a 100 metros del domicilio antes citado.

La alarma empieza a sonar y ante esto los dos asaltantes huyen con lo robado, mientras el tercero oficia de “campana”.

Los vecinos los increpan, ¿qué llevan ahí?, los delincuentes arrojan varios elementos robados pero conservan un monitor y un CPU de computadora, y salen corriendo en dirección a su casa.

Los vecinos llaman a la policía, quien se hace presente con gran rapidez, con cuatro patrulleros y gran cantidad de efectivos, lo que sorprende, y contrasta con lo que hasta no hace mucho era impensable dada la ineficacia (deliberada tal vez?) de la anterior jefatura de la jurisdicción.

También se le avisa a la damnificada, una mujer que vive sola con su hijo y a quien ya le han robado en reiteradas oportunidades, que en ese momento estaba festejando el cumpleaños de su nene. Alertada de la situación, se hace presente junto con su hijo, ambos muy angustiados y llorando.

La policía rastrilla la zona junto con los vecinos, sin resultados positivos, los dos ladrones no están y el tercero se sienta en la puerta de la vivienda  con varios miembros de su familia, en actitud claramente desafiante.

Muchísimos vecinos se  empiezan a reunir frente a dicho domicilio, muy indignados, mientras la joven madre desconsolada pide justicia y manifiesta a los policías en medio del llanto que se va a tener que mudar, que invirtió 16 años de trabajo en construir su casa, pero no puede vivir más en estas circunstancias.

escrache a Sarli

Por allí casualmente pasa el Dr. Fernando Rougier, responsable del Copnaf,  quien amablemente se detiene y ofrece su colaboración, hace varias llamadas a distintos funcionarios, incluidos el fiscal del caso, Martín Scattini.

El Dr. Scattini se niega  reiteradamente a hacerse presente en el lugar, según se pudo inferir por los dichos de Rougier al teléfono.

La cantidad de gente del barrio iba en aumento, harta de aguantar las correrías de «Romerito» y al tiempo que los ánimos se caldeaban cada vez más, se exigía una respuesta por parte de las autoridades, se pedía el inmediato allanamiento de la vivienda, hecho que jamás se materializó. Tal vez, muy domingo para un juez.

Ante la inoperancia del fiscal, la ausencia de un juez, y el enojo generalizado -más que justificado- empezaron a surgir a gritos de hacer justicia por mano propia.


El testimonio de la víctima, desgarrador.

En medio de esta ya muy caldeada situación llega el abogado de los delincuentes, Dr. Osvaldo Sarli, y el vecindario reunido le hace escuchar sus razones y lo obliga a retirarse, porque según argumentan, entorpece la labor de la justicia. Es de destacar, según distintos testimonios de vecinos, hartos de ver con sus ojos lo que la misma justicia parece que se niega a ver, que el Dr. Sarli una y otra vez acude raudamente a atender sus clientes cada vez que éstos se ven involucrados en hechos delictivos, los cuales vienen ocurriendo ya desde hace mucho tiempo y de manera reiterada. No estaría fuera de lugar tal profesional actitud, si no fuera porque los mismos vecinos dicen que el Dr. Sarli es, en realidad, mucho más que un defensor: dicen que es un cómplice de «Romerito» en sus fechorías. Uno de los vecinos, incluso, tiene fotos que muestran al Dr. Sarli retirándose de la casa de su «defendido» con bolsas y elementos de dudosa procedencia, acusándolo de «reducidor» de lo que «Romerito» roba.

A todo esto, el fiscal Scattini sigue sin aparecer y la división entre los dos bandos es cada vez más profunda; cabe destacar que la policía estuvo siempre presente. Comienzan así los gritos y amenazas de la familia de los delincuentes hacia la gente reunida espontáneamente  y se suman muchos vecinos del barrio pensando qué se puede hacer para recuperar lo robado, ya que la justicia permanece totalmente ausente, se habla de incendiar las viviendas, se llega a una situación que se hubiera evitado si el funcionario de justicia hubiera dado la cara cuando debía.

Por suerte prima el sentido común y el fiscal, luego de 3 horas, decide hacerse presente y explica a los presentes que por su parte no puede ofrecer soluciones, argumenta que necesita que la policía le pida a él una orden de allanamiento, y que luego él debe elevarla por escrito al juez y esperar una respuesta, y que esta burocracia impide que se pueda recuperar lo robado. Que las leyes no ayudan, en definitiva, y que él no puede hacer nada. Las excusas de siempre.

Llega el fiscal Scattini

Una repentina lluvia salva la situación y trae calma a los ánimos. Los vecinos vuelven a su casa con la sensación de que los delincuentes seguirán impunes y que nuestros funcionarios no tienen ni elementos ni compromiso ni la voluntad suficientes para proteger a las víctimas.

El Dr. Scattini, con su actitud indolente y apática, haciendo muestra de indiferencia y una total falta de compromiso, dió en la práctica el tiempo necesario a los delincuentes y su familia para fugarse y ocultar lo robado, lo que en líneas generales, sucede con TODOS los delitos por robo que se cometen en nuestra ciudad.

Genera mucha indignación escuchar a los fiscales escudarse permanentemente en la burocracia (que ellos mismos generan), en las leyes «que los atan de pies y manos», y en cuanta cualquier excusa que les resulte válida traer a cuento para quitarse cualquier responsabilidad de lo que sucede. La culpa siempre es de alguien más, o de algo más, o del «sistema».

El juez de menores también debería dar explicaciones de por qué el menor, dado en adopción hace muchos años a la familia Cabrera, se refugia con una familia que lo agredió siendo un lactante y que promueve su actividad delictiva.

Si los funcionarios de justicia siguen por este camino de mirar para otro lado, de no comprometerse, de entorpecer (por acción, por omisión o por simple negligencia) la labor judicial, y si todo lo que hacen es dar muestra cabal de indiferencia a los genuinos reclamos de justicia de las víctimas, no nos debe sorprender que la gente caiga en el triste camino sin retorno de buscar justicia por mano propia. No nos sorprendamos después tampoco si esta justicia por mano propia no sólo se da contra los presuntos delincuentes sino también con los «encargados» de hacer justicia, a quienes entre todos les pagamos los sueldos: los funcionarios de la Justicia. Esa «Justicia» tan desprestigiada que con su proceder, lo único que ha logrado es ganarse la antipatía de la población en general.

Este es simplemente un ejemplo de lo que sucede en muchos barrios de nuestra ciudad.

Antes de que la crónica se refiera también a la pérdida de vidas humanas, desde ASEC emitiremos un Comunicado a todos los medios y al público en general en el cual solicitaremos a todos los responsables e implicados en este estado generalizado de injusticia abordar de inmediato la problemática.

Si la Policía tiene que ser recuperada, que se recupere. Si los fiscales deben ser cambiados, que se cambien. Si los jueces tienen que parar la puerta giratoria por la que los delincuentes entran y salen al instante, que la paren. Si las leyes deben ser cambiadas, que se cambien. Si el Código de Procedimientos debe ser cambiado, que se cambie. Si los gobernantes tienen que hacer su parte, que la hagan de una vez.

PERO QUE DEFINITIVAMENTE SE TERMINE CON LA INJUSTICIA.

7 comments to “Crónica de la inoperancia judicial y de la impunidad institucionalizada”
  1. excelente nota!!! es tal cual lo que sentimos todos los vecinos. HARTOS de que nos afanen frente a nuestras narices y no podamos hacer nada ya que la justicia de mierda que tenemos en la Argentina los protege y encima los subsidia (solo en este país!!!! somos tan generosos…). Lamentablemente no queda otra que la defensa propia. Es lo que el gobierno nos hace sentir cada día que miramos las noticias, todo queda en la nada… hasta cuando vamos a tener que seguir soportando esta maldita impunidad? Señores gobernantes dejensé de gastar PLATA DEL PUEBLO en boludeces e inviertan en cosas más importantes como la seguridad de sus votantes. VOTANTES, no se olviden que de nosotros ustedes viven y se dan sus lujos. Ustedes también pueden estar en algún momento en nuestra situación, perder lo que tienen, perder un familiar, amigo etc. HAGAN ALGO YÁ!!!!

  2. Me gusta la nota, sobre todo me gusta la altura y educación con la que está tratada, me gustaría saber quién la escribe o la firma. Mi nombre es Carlos Giménez, soy oriundo de Concordia y vivo en Tierra del Fuego. Pero reitero, me gusta el tenor de la nota. Muchas gracias

  3. Romerito se escapó, saben donde está y que robó de nuevo y no lo vuelven a encerrar!? que pasa con el fiscal Scattini!! dé la orden de allanamiento!!! aunque sea!

  4. empiecen por actualizar el listado de fiscales, y dejen de undir a la justicia, veo que éstos no tienen ni presupuesto para nada y quieren implementar fiscalias barriales jajajja, que ilusos, perdón pero la verdad que ésto es algo que tiene que arreglar el GOBIERNO, y con respecto a los jovenes delincuentes, no se supone que el juez de menores y el Dr. Rougier son los que tendrían que hacer cumplir que los menores se recuperen y no salgan a robar??, hay que actualizase con las leyes y la realidad que los rodea, pero claro, es mejor echar siempre la culpa siempre. Opino así porque trabajé en la justicia de Entre Ríos, mas precisamente en un Juzgado de Instrucción y no teníamos ni papel para trabajar, es a pulmón, no dabamos a basto con todo, y enima siempre las criticas a quien no corresponde… espero lo tomen como consejo… no estoy a favor ni en contra de nadie, pero siempre estan apuntando con el dedo en vez de coolaborar. saludos

    • Matías, respeto tu opinión pero no la comparto. De hecho podría asegurarte que no la comparte la gran mayoría de la gente que es victima del (no) accionar de la Justicia. Es cierto que es el Gobierno el que tiene la responsabilidad de arreglar muchas cuestiones, entre ellas el de asignar el presupuesto necesario para que la Justicia funcione bien. Pero el asunto no es solamente de presupuesto, sino de las personas que la integran, y en especial de la ACTITUD que ponen en desempeñar su trabajo. En la crónica está detallado lo ocurrido, no inventamos nada… la realidad está allí. Si a alguien le duele que la mostremos, por algo ha de ser. Le ofrecimos incluso públicamente a los protagonistas citados en la misma su derecho a réplica. No lo ejercieron hasta ahora. Eso dice mucho. La gente está harta de que nadie se haga cargo, de que todos culpen a otro, de que nadie sea responsable de nada. Mientras tanto estamos bajo una ola de delincuencia como jamás se ha visto. En ASEC NO NOS RESIGNAMOS. NOS NEGAMOS A RESIGNARNOS. Proponemos cosas totalmente factibles, de hecho ya conseguimos el 911 y el sistema de cámaras de vigilancia, que es parte del plan que elaboramos. El mismo es un plan de seguridad ciudadana entre todos los vecinos que nos reunimos, y ya recogimos mas de 1800 firmas para impulsarlo. Estamos logrando cosas que jamás antes se habían conseguido. Los «ilusos» de ASEC conseguimos cosas concretas que van en beneficio de todos, y si vivis en Concordia, permitime incluirte entre los beneficiados. Y hablando un poco de colaborar, espero verte en la Asamblea haciendo tu aporte constructivo. Un saludo.

  5. Hola a todos!! Mi nombre es Noelia Rojas, soy la persona a la que le robaron este domingo. En primer lugar quiero agradecerles infinitamente a todos los vecinos que nos acompañaron el domingo, que no me dejaron sola y pelearon junto a mi familia pidiendo justicia. Gracias no es suficiente… No es un buen momento por el que pasé pero me llena el corazón ver que puedo confiar en la gente que me rodea aún sin conocerlos. Esta es la tercera vez que estos menores entran a mi casa a robar, la primera fue mientras construía, solo que no hice la denuncia. Luego de esto el primer día que nos mudamos, un domingo a las 6:00 am me barretearon la ventana de la cocina y rompieron el vidrio estando mi hijo y yo durmiendo…tampoco hice la denuncia, sólo llamé a la policía que llegó inmediatamente sin ningun tipo de respuesta, sólo vieron la situación y se fueron. Luego hace menos de un mes entraron, ropmieron rejas y persiana y se llevaron elementos por lo que decidí poner alarma. Por ultimo este domingo volvieron a entrar, rompieron rejas nuevamente, persiana, vidrios y arrancaron el teclado de la alarma… No podía creer lo que estaba pasando otra vez…
    El patrullero llego unos minutos despues que yo. Lamentablemente el señor que manejaba el patrullero quería retirarse del lugar para llamar a algún jefe xq no tenían telefono para llamarlo, por lo que los vecinos y yo nos pusimos delante del patrullero para impedir que se retiren, para impedir que nos dejen solos a la deriva… Lamentablemente un par de «caballeros» policías no se comportaron muy bien con nosotros y en un principio nos amenazaron con irse del lugar y dejarnos solos si no nos retirabamos de la puerta de la casa de los ladrones, uno de ellos fue el señor Gonzalez Javier, que se quito su identificación y cuando le pregunte su nombre y apellido no me lo dio sino que me pregunto qué necesitaba;sólo cuando le saqué una foto me dio su nombre y apellido.
    A los «señores» periodistas del diaro «El Sol» me dirijo ahora. Señores ustedes son unos MENTIROSOS. No sólo no se hicieron presentes en el lugar sino que tampoco hablaron conmigo ni me entrevistaron. En ningún momento fuimos a la casa de los ladrones con la intención de lincharlos ni quemarles la casa, y en ningún momento la policía llegó para salvarlos de nuestro supuesto linchamiento…la `policía estaba allí porque yo los llamé, los vecinos los llamamos y estaban ahí para garantizar nuestros derechos como ciudadanos. Si ustedes hubieran estado en el lugar hubieran visto que lo que reclamabamos era que la policia ingrese a la vivienda a buscar lo que me robaron; cosa que no ocurrió gracias a que el fiscal no llegó sino después de tres largas horas de reclamar su presencia. Señores periodistas a pesar de la indignación, la bronca, la impotencia y el dolor quer todo esto nos causa conservamos buenos principios y valores que no pasamos por alto. Sí es cierto que echamos del lugar al abogado Sarli ya que nada tenía que hacer en ese lugar, este señor CORRUPTO sólo iba a defender lo indefendible. Señores del DIario EL SOL antes de hablar deberían corroborar lo que publican, por lo menos para evitar quedar como unos mentirosos no les parece?.
    Al señor Scattini…que se yo…finalmente su presencia no tuvo ningún sentido, lo que menos necesitabamos en ese momento era un discurso político.
    Gracias a mis vecinos, gracias infinitamente, gracias por el aguante!!!!
    Gracias a los jefes que se hicieron presente y me dieron una solución momentánea. Gracias por poner un puesto policial en la puerta de mi casa. Sólo me pregunto qué pasará el día que ese puesto ya no esté…no es una queja, para nada, es sólo un pensamiento que cruza por mi cabeza de a ratos… y qué pasa con la seguridad de los demás vecinos, xq todos vivimos la misma situación de inseguridad…
    Señores de ASEC gracias infinitamente por esta publicación, gracias por defendernos y acompañarnos.
    GRACIAS A TODOS Y QUE DIOS LOS BENDIGA MUCHO!!!

  6. Noelia, gracias por tus palabras. Deseo que no tengas que ser protagonista involuntaria de una historia de Inseguridad NUNCA MÁS.
    Tu historia, con nombre y apellido sirve para mostrar que no somos estadística. Somos personas que día a día la luchamos. Con proyecto, sueños y anhelos. Con una vida que la inseguridad complica, al extremo de deteriorar su calidad.
    A vos, y todos los que son afectados por hechos de inseguridad le pedimos, que nos acompañen en este camino. Somos gente con un compromiso. Estamos COMPROMETIDOS con la VIDA. Bienvenida!!!

Comments are closed.